F.A.Q Compra (Preguntas y respuestas)


Compra a un particular


Conseguirás el mejor precio pero no tendrá garantía

De las opciones que existen actualmente para comprar un coche de segunda mano es la mejor posibilidad, ya que se evitará el pago de comisiones que se lleva el vendedor y le permitirá obtener un precio más económico.

Se recomienda hacer el trato con alguien conocido y de confianza. Así sabrá el trato que ha tenido el automóvil en manos de su antiguo propietario. De todas las maneras, es conveniente que se haga una revisión completa al auto por parte de un mecánico para saber a que atenerse.

El inconveniente más importante de esta operación entre dos personas es la falta de garantía que cubra al comprador ante posibles fallos en los meses siguientes a la adquisición del coche. Este apartado lo cubren bien los concesionarios y empresas de compraventa.   

La compra de un coche de segunda mano


La venta de coches usados conforma un mercado en crecimiento en España, aunque todavía no llega a los cifras de la UE.

Comprar un coche de segunda mano se muestra como una opción cada vez más frecuente para los conductores españoles, a pesar de que en nuestro país no se alcanza aún el volumen que se da en la Unión Europea en la compraventa de estos vehículos.

Según un informe de la patronal de vendedores de vehículos a motor, durante el primer tercio de 2004 el mercado de coches de ocasión ha crecido un 9,4%. Otro informe anterior cifraba en 9,1% el aumento de ventas de coches de segunda mano en 2003 respecto a 2002. Como vemos, los datos exponen que los consumidores españoles cada vez recurren más al mercado de vehículos usados para adquirir un coche. Sin embargo estos datos se quedan lejos de los niveles existentes en la Unión Europea, donde, según la compañía PricewatwerhouseCoopers, se venden alrededor de 32 millones de vehículos de ocasión al año.

Antes que nada aclaremos las características que debe reunir un vehículo para ser considerado de segunda mano. Para que se pueda decir que un coche es de segunda mano ha de llevar más de 6 meses en circulación o bien tener recorridos más de 6.000 kilómetros.

¿Dónde comprarlos?

Para adquirir un coche de segunda mano podemos acudir a un particular que nos ofrezca directamente comprar su coche o recurrir a una empresa de reventa. No obstante, es mejor desconfiar de las exposiciones de vehículos que a veces se organizan en la vía pública o en parkings, ya que puede suceder que quien venda el coche no sea su propietario real y es importante reclamar una serie de garantías al vendedor para prevenir posibles problemas.

En primer lugar la venta se ha de formalizar por escrito mediante un contrato de compraventa. En ese contrato deben aparecer las identificaciones del vendedor y el comprador, las características del vehículo, el precio y la forma de pago.

No está de más acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico y solicitar el Registro de Vehículos. En este certificado aparecen los datos oficiales del vehículo, que se pueden comparar con los que ofrece el propietario.

También nos aseguraremos de que sobre el vehículo no recaiga ninguna carga fiscal. O sea, que tenga pasada la ITV de ese año, que no esté embargado etc.

Estado del vehículo

También es recomendable comprobar por nosotros mismos el estado de conservación del coche. Para ello podemos acudir a algún familiar o amigo con conocimientos de mecánica, concertar con el propietario una cita en un taller para una revisión o recurrir a una de las empresas existentes dedicadas a emitir certificados de calidad para vehículos de segunda mano. Estas compañías se encargan de revisar los vehículos usados y avalan mediante pruebas técnicas su óptimo estado. Podemos negociar con el propietario que se encargue él de las cargas económicas derivadas de este examen mecánico o incluso asumir los gastos conjuntamente.

De todas maneras hay una serie de sencillas pruebas que podemos realizar nosotros mismos para comprobar la conservación del vehículo:

- Así, comprobaremos la carrocería por si aparecen raspones, tonos diferentes del mismo color etc. Todo esto podría indicar desperfectos en el coche.- Comprobaremos siempre los bajos.- Verificaremos que el kilometraje del cuentakilómetros es el real.- Conduciremos el vehículo durante un trayecto medio para ver in situ su estado y conducción

Por último, hay que recordar que el vendedor tras la transacción tendrá que darnos el permiso de circulación del vehículo y el último recibo del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica.  

Antes de firmar el contrato de compra de su auto usado es conveniente conocer algunos datos del coche que va a adquirir. Para ello debe dirigirse al Registro de vehículos de la Dirección General de Tráfico.

De esta forma conocerá al anterior titular, sabrá el uso que ha recibido el coche, si es familiar o taxi, si está embargado o tiene multas pendientes.

Algunas casas de compra-venta suelen aprovecharse de los compradores y solicitan el pago de las infracciones, lo cual no es legal. Desde la entrada en vigor de la Ley de Seguridad Vial la responsabilidad recae directamente sobre el autor, no siendo ningún obstáculo para que se pueda realizar la transferencia  

 

 

Tabla GANVAM: ¿Cuánto vale un coche usado?

Las casas de seguros indemnizan en caso de siniestro total con el importe del valor de mercado del vehículo. Es importante conocerlo para saber si merece la pena pagar la elevada prima de un seguro a todo riesgo

El automóvil usado pierde parte de su valor gradualmente cada año. La cifra depende mucho de la marca y modelo: mientras las firmas más económicas pierden un alto porcentaje de su valor con rapidez, los coches de prestigio conservan un buen precio de venta a pesar de los años.

Muchos factores influyen en el valor de un coche usado. Por esta razón, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios, GANVAM, publica desde 1996 el Boletín Estadístico de Vehículos de Ocasión, una lista de valoraciones por marcas, vehículos y edad.

El método de elaboración es estadístico. Una empresa especializada recoge los datos de las transacciones de vehículos realizadas por 600 empresas que aportan unos tres mil datos cada mes. Procesados matemáticamente, se editan en el Boletín del que Ganvam distribuye más de 150.000 ejemplares anualmente.

Esta lista es la que toman la mayoría de casas de seguros para establecer la indemnización de un automóvil en caso de siniestro total. Los datos no son accesibles públicamente. De hecho, la página web de la Ganvam solo los facilita a sus asociados mediante clave de acceso privada. Sin embargo, al tratarse de una información fundamental a la hora de elegir su tipo de póliza, los agentes de seguros la facilitan habitualmente a los clientes que se lo piden.

Las valoraciones que aparecen en las revistas especializadas del automóvil también se basan en esta tabla, aunque no todas la reproducen fielmente. Hay que tener en cuenta que Ganvam ofrece precios orientativos. A partir de ahí, cada cual es muy libre de pedir o pagar cualquier importe a la hora de comprar o vender un vehículo. El mercado es libre.  
 

Vehículos de segunda mano

Conviene saber en qué fijarse y cuáles son nuestros derechos al adquirir un coche usado

Comprar un coche de segunda mano es una interesante alternativa de ahorro para las personas con presupuesto limitado o para aquellas que hagan un uso moderado del vehículo y que, por lo tanto, no necesiten uno nuevo. Su gran baza es el precio, por lo general, más económico que el de los coches nuevos al permitir que el consumidor pueda, a menudo, ahorrarse un préstamo cuando opta por un vehículo de segunda mano. Pero no todo son ventajas. Comprar un coche usado, bien en un establecimiento bien a un particular, entraña ciertos riesgos. A menos que el vendedor sea una persona conocida y de total confianza para el consumidor, resulta inevitable albergar dudas sobre el estado real del automóvil. Por ello, conviene saber en qué fijarse y cuáles son nuestros derechos al adquirir un vehículo de segunda mano.

Opciones para comprar un vehículo de segunda mano

Se denominan vehículos de segunda mano los que llevan más de seis meses en circulación o han recorrido más de 6.000 kilómetros y se adquieren en un establecimiento autorizado.

Si la compraventa se efectúa entre particulares, se considera de segunda mano desde el mismo momento que ha salido del concesionario. Esta distinción, en apariencia tan poco relevante, determinará al final los derechos y garantías que se aplicarán en la compra-venta de un coche de segunda mano.

Si la relación se mantiene únicamente entre la empresa y un particular la compra-venta se regirá por la Ley General de defensa de Consumidores y Usuarios. En cambio, si se trata de una relación entre particulares se aplicará el Derecho Civil Común.

En el caso de elegir un concesionario o taller es importante asegurarse de que éste cumpla con toda la normativa. Sólo así el comprador podrá beneficiarse de lo previsto en la ley.

Calcular el valor aproximado de un vehículo es difícil. Por esta razón interesa que el consumidor revise por su cuenta las tablas de valores estadísticos en alguna revista especializada. Según la Confederación Española de Automoción (CEA), un coche nuevo se devalúa entre un 15% y un 20% al día siguiente de su compra y a partir de los cinco años de antigüedad se devalúa un 10% más cada año.

Sin embargo, este es sólo un dato aproximado, porque el precio se puede incrementar siempre que las condiciones del vehículo hayan sido mejoradas para su venta (neumáticos nuevos, cambio de las pastillas de freno, etc). Por ello, antes de comprar un coche de segunda mano se recomienda que un mecánico de confianza le “eche un vistazo”. Más vale gastarse unos euros en contratar los servicios de un mecánico que revise el vehículo que se piensa adquirir, que lamentarlo más tarde cuando el coche comience a dar problemas.

Antes de comprar el vehículo conviene comprobar lo siguiente:

  • Los datos de la primera matriculación
  • El cuentakilómetros: verificar que no ha sido manipulado y que el kilometraje que marca es real. Para ello resulta muy útil la ayuda de un experto.
  • El número de bastidor: Comprobar que coincide con el de la documentación. Sirve para cerciorarse de que el coche no ha sido robado. El número de bastidor es la identificación del vehículo y gracias a él se puede saber la matricula, marca y modelo de un vehículo, así como sus características técnicas. Siempre está grabado por un sistema de troquelado o por láser.
  • El chásis: revisarlo para ver si tiene soldaduras por el arreglo de un accidente.


Tramitación de la compra del vehículo
Como en cualquier otra operación comercial, para formalizar el trato es necesario realizar por escrito un contrato de compra-venta. Este documento beneficiará tanto al comprador como al vendedor en caso de conflicto.

Si no se cumple el pago o si el vehículo se rompe recién comprado, en el contrato aparecerán los datos necesarios para solucionar el problema.

Este documento debe incluir los siguientes datos:

  • Identificación de las partes contratantes. Tiene que constar la identificación completa del comprador y del vendedor: nombre y apellidos, nº del carnet de identidad, domicilio, etc.

  • Identificación y características del vehículo, especificando la marca, modelo, matrícula, número de bastidor, número de kilómetros y estado general.

  • Cargas y gravámenes del vehículo. Aparecerá reflejado el pago del impuesto de circulación, las multas, etc. En el caso de haber sido financiado, estos datos informarán acerca de si se ha terminado de pagar o no.

  • Precio (si se da una señal debe quedar reflejado).

  • Plazo de entrega del coche. Se entiende que un artículo ya está vendido en el mismo momento en que el comprador lo tiene en su poder, no antes.

  • Forma de pago.


Garantía
Para poder reclamar con eficacia en caso de error, defecto o deterioro se requiere el documento de garantía. Por norma general el vendedor de concesionario reparará los vicios o defectos del coche antes de venderlo y responderá ante cualquier problema durante el plazo mínimo de 6 meses.

Si el vendedor es un particular, la venta estará incluida en el ámbito de las relaciones privadas y se regulará a través del artículo 1.484 del Código Civil. “El vendedor estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviera la cosa vendida si lo hacen impropia para el uso a que se destina, o disminuyen de tal modo que- de haberlos conocido el comprador- no lo habría adquirido o habría dado menos precio por ella. Pero no será responsable de los defectos manifiestos o que estuvieran a la vista. Tampoco de los que no lo están si el comprador es un perito”.

Cuando el comprador es un comerciante, ya sea un concesionario o un establecimiento de vehículos de ocasión, se aplica la Ley 26/1984, de 19 de julio, General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

La garantía se formalizará por escrito y especificará siempre lo siguiente:

  • Identificación del objeto sobre el que recaiga la garantía.
  • El garante.
  • El titular de la garantía.
  • Los derechos del titular de la garantía.
  • El plazo de duración de la garantía (mínimo 6 meses).

Durante el periodo de vigencia de la garantía, según el Código Civil, el titular tendrá derecho como mínimo a la reparación gratuita de los vicios o defectos originados y de los daños y perjuicios por ellos ocasionados.

Si la reparación no fuese satisfactoria y el vehículo no estuviera en buenas condiciones de uso, el titular tendrá derecho a la sustitución por otro de idénticas características o, en su defecto, a la devolución del precio pagado.


Documentación necesaria en la compra
Una vez elegido el vehículo, conviene ir a Tráfico para comprobar que no existen embargos ni limitaciones: multas impagadas, deudas, procesos judiciales de embargo etc.

Comprobado esto, la Dirección General de Tráfico informa que la documentación necesaria es la siguiente:

  • Impresos oficiales de tráfico para la transferencia, cumplimentados y firmados por el vendedor y el comprador. Si la transferencia se hace entre particulares, comprador y vendedor pueden acudir a Tráfico y realizar la transferencia de manera inmediata.

  • El permiso de circulación firmado por el vendedor. Es necesario verificar que en el documento aparezca la palabra “transferido”.

  • Las tarjetas actualizadas por la I.T.V. Los coches con una antigüedad de cuatro años desde la fecha de su matriculación están obligados a pasar la inspección cada dos años. Al cumplir diez años la revisión será anual.

  • Justificante del pago del impuesto sobre vehículos del año en curso.

  • Realizada la compra, el vendedor debe dar al nuevo propietario el permiso de circulación y el último recibo del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica.


Consejos para comprar un coche de segunda mano
En la compra de un vehículo usado, conviene tener en cuenta unas cuantas normas que ayudarán al consumidor a elegir el modelo que quiera con un mínimo de garantías y en base a criterios técnicos.

  • Verificar si el kilometraje es real. Los cuentakilómetros analógicos y los diesel son más fáciles de manipular, por lo que consultar a un experto es la mejor solución para descubrir posibles fraudes.

  • Observar si hay distintos tonos de pintura con la luz natural. Si se aprecian diferencias, es posible que el vehículo haya sufrido algún percance y esté reparado.

  • Para comprobar el estado de la dirección conviene salir a carretera abierta y en una recta a 100 km/h soltar el volante. Si el coche se va hacia un lado la dirección puede estar mal alineada.

  • No hay fiarse del desgaste aparente de los pedales y la palanca, pueden haber sido cambiados.

  • Desconfiar si el volante y la palanca de cambios vibran cuando se alcanza una alta velocidad.

  • Mirar los bajos. Si han sido repintados es probable que el vehículo haya sufrido un golpe fuerte.

  • Los coches que tienen el electroventilador conectado sin parar han sufrido problemas de refrigeración y tienen la culata deteriorada.

  • Mover las ruedas con fuerza. Si tienen holgura puede que alguna rótula esté en mal estado.

  • Observar posibles perdidas o “babeos de aceite” y que las gomas no estén muy desgastadas.

  • Comprobar la suspensión. Conviene colocarse sobre el capo y hundirlo con fuerza. Se tiene que hacer de forma progresiva y volver con suavidad, sin rebote.

  • Al arrancar en frío comprobar que funciona el estárter automático.